Archives

  • 2018-07
  • 2019-04
  • 2019-05
  • 2019-06
  • 2019-07
  • 2019-08
  • br Conclusiones br LA REVISTA DE

    2019-04-15


    Conclusiones
    LA REVISTA DE FILOSOFÍA Para la época en que se publicaba la Revista de Filosofía, Cultura, Ciencias y Educación, José Ingenieros lideraba una agrupación nucleada en torno ekb-569 intereses intelectuales y afinidades personales que recuperaba, aunque con mucha más moderación, formas de sociabilidad que había encarnado la casi mitológica peña de la bohemia porteña conocida como la Syringa. Esta nueva agrupación se llamaba Academia Omnia y entre sus miembros encontramos al ya mencionado Aníbal Ponce, además de Félix Icasate Larios, Carlos Muzzio Sáenz Peña y Arturo Orzábal Quintana. Carlos Muzzio Sáenz Peña y José Ingenieros eran, además, habituales asistentes de los “almorzáculos” que organizaban Roberto Giusti y Alfredo Bianchi como parte de las actividades culturales que desplegaba Nosotros, la revista que dirigían y que tenía claros vasos comunicantes con la RF, como se puede notar por la frecuencia con que sus artículos o reseñas son citados o reproducidos en la publicación dirigida por Ingenieros. También sabemos que, cuando Francisco Ortiga Anckermann fundó en 1915 la peña cultural conocida como Symposio de Agathaura, tomaron parte en estos coloquios intelectuales figuras como José A. Oría, el escritor Nicolás Coronado, Enrique Méndez Calzada, Ernesto Palacio, Guillermo Estrella, Víctor Bouché, Vicente Martínez Cuitiño y los ya nombrados Carlos Muzzio Sáenz Peña, José Ingenieros y Aníbal Ponce. La RF se publicaba, salvo casos excepcionales, en forma bimestral y cada número constaba de unas 160 páginas, aproximadamente. En cuanto a los temas, la revista estaba abierta a cuestiones diversas, relacionadas primordialmente con la filosofía, la ciencia y la educación, como lo indica su título. En ese sentido, estamos ante un proyecto editorial signado todavía por el influjo positivista y sus preocupaciones centrales. Sobre la amplitud de criterio que Ingenieros pretendía que fuese la dominante en esta publicación, hay un pasaje elocuente en la misma revista. En 1922, se reproducen unas cartas que se habían cruzado Ingenieros y el escritor venezolano Alberto Zérega Fombona, quien por entonces estaba publicando una serie de estudios sobre la filosofía latinoamericana en la Revista de la América Latina de París y le había enviado a Ingenieros, además, un ejemplar de un trabajo suyo sobre el simbolismo francés, estudiado desde las disciplinas de la patología mental y de la estética, respecto del cual juzgaba que el médico argentino era el más indicado para entenderlo. En la revista parisina, Zérega Fombona había colocado al director de la RF en el lugar de un jefe de escuela, cortesía que Ingenieros retribuyó invitándolo a molecular biology participar en la RF, en un párrafo que es, además, una exhibición de los principios que proponía como norte de la publicación que dirigía: Por último, vale aclarar que la publicación que nos ocupa se inscribe en toda una tradición de revistas, boletines o periódicos que, desde la segunda mitad del siglo xix, comenzaron a sucederse en Europa y fueron el modelo de ésta y otras publicaciones latinoamericanas. Hugo Biagini ha elaborado un catálogo al respecto que incluye La Philosophie Positive (1867-1883), Revista Contemporánea (1875-1907), Revue Occidentale (1878-1934), O Positivismo (1878-1882), Rivista de Filosofi Scientifi (1881-1900), Archives d’l’Antropologie Criminelle (1886-1814), La Scuela Positiva (1891), The Positivist Review (1893-1925), Revue Positiviste Internationale (1906-1940), entre otras. Esta migración de modelos textuales no era enteramente unidireccional: en varias publicaciones europeas, como la Rivista Filosofi o la Revue Philosophique, se aludía a su vez al contenido de los trabajos de la revista de Ingenieros, que eran resumidos o comentados. Además de los artículos que configuran la parte principal ekb-569 de la RF, es muy significativa la sección final, existente en la mayoría de los números, titulada “Análisis de libros y revistas” y, desde el número V de 1919, “Bibliografía”. Esta sección estaba al cuidado del propio Ingenieros e incluía reseñas o comentarios de libros de ciencias médicas, sociológicos, filosóficos, históricos, legales y de otros temas diversos, así como reproducía notas bibliográficas publicadas en otras revistas culturales y académicas. El grado de compromiso personal de Ingenieros con la elaboración de la sección es visible en notas, como aquella en la que se anuncia que, con motivo de su viaje a Estados Unidos para participar en una serie de conferencias, la revista aparecería sin la habitual sección de comentarios de libros y revistas. Y eso se comprueba en el número siguiente, en el cual aparece un listado de publicaciones recibidas, sin las habituales reseñas o comentarios. En otro número, se informa a los lectores que Ingenieros partirá a Europa, invitado por el presidente del Consejo de Ministros de Francia a las fiestas del centenario de Jean-Martin Charcot.